Mayordomía de la creación

Ser mayordomo significa aceptar con seriedad la comisión que Dios mismo nos ha encomendado. No se habla de la misión en la Biblia aparte de la comisión (I Cor.9:17, Versión 1960). Esta comisión (oikonomía) se basa en el don (carisma) que cada creyente recibe por la gracia (caris, caritos) (I Pedro 4:10). Pablo subraya que cada uno tiene su don de Dios (I Cor.7:7). Las formas en que manifestamos estos dones y capacidades son llamados los dones (carismata) del Espíritu (Rom. 12:6, I Cor. 12:4).

Es claro que, nunca se reciben los dones para su propio beneficio. Los apóstoles reciben su mayordomía (oikonomía – Efesios 3:1-2, 7-9) del evangelio para “diakonarlo”, ministrarlo (diakonar) “al servicio de los demás” (I Pedro 4:10). En el mismo sentido, Pedro aplica este ministerio a cada creyente en la totalidad de su vida. Somos todos mayordomos, administradores, intendentes (todas son traducciones de la misma palabra oikonomía) de la multiforme gracia de Dios por lo menos en tres sentidos: mayordomos de la creación, mayordomos del hermano y mayordomos del evangelio.

Un erudito define esta comisión así: “El mayordomo es un empleado público de Dios, que en la tierra debe atender a los asuntos de su Señor y debe procurar que todo suceda conforme a la voluntad de Dios”. Sobre nuestra mayordomía de la creación haremos tres afirmaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s