Compartiendo conocimiento “La Siembra y la cosecha”

Es sabido que nuestras obras producirán para nosotros sus propios frutos. Es inevitable cosechar lo que sembramos. Quien siembra el mal, odio, rencor, enemistad, ese mismo cosechará.  Plena felicidad será para quienes con tenacidad siembran el bien, la justicia y el amor al prójimo y a toda la creación.

Hay en esta palabra “conversión”, el fundamento de prácticas dignamente humanas. Es que, convertirse significa hallar en el interior propio, la semilla con que fuimos creados. Tener claridad que quien nos creó, es bueno, justo y santo, y nos hizo semejantes a su imagen. 

No se nace siendo malo, sino con la bondad del creador. Usted es bueno porque quien lo creó es bueno, justo y santo, y por lo tanto, hay en usted esas fuerzas; la bondad, la justicia, el amor, la paz y la santidad, pero es necesario que se convierta para buscar y hallar en su interior el poder de ser bueno, el poder de ser justo, amoroso y paciente. Estas son las fuerzas que le ayudarán a cambiar o mejorar su siembra y la cosecha. 

Adelante, usted puede ser la persona digna para una buena siembra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s